– ¡Me cago en la má salá!, ¿qué hace tú por estos barrios, pisha? ¡Qué de tiempo sin verte, hijo! Te invito a un cafelito.

– ¡Mis mulas toas! Trabajando en el extranjero, que no quea otra. Y gracias por el café, que en Alemania es malo y caro.

– Bueno pues a disfrutá del calorcito de este veranillo de San Miguel tan largo.

– Eso es lo que debería haber hecho, pero … ¿Po no se me ocurre vení de vacaciones desde Alemania a Sanlúcar pa descansá y me meto en el Pleno a vé si se había mejorao argo y … me entero de que el PP se ha vuerto de izquierda?

– No me jorobe, que las gaviotas llevan capullos…. O al revés.

– ¡Qué va, home! Aunque la verdad es que cada vez cuesta más ver la diferencia. Es que me ha sorprendío las mociones del PP, que parece que se preocupan de la educación de los niños de infantil más chiquetitos y por lo poco que cobran los trabajadores y trabajadoras de las guarderías y también presentaron otra porque están mu enfadaos por cómo se trata las personas dependientes y a las trabajadoras de las empresas privadas que lo hacen a pie de calle por una miseria.

– Eso es bueno, ¿no?

– ¡Hombre, si lo dijeran de corazón, sí! Pero si además han admitío una enmienda de los chavales del Sí Se Puede pa que las guarderías pasen toas a la Junta, como la que hay en El Almendral, y son ellos los que han aprobao la nueva ley de Educación que van a privatizá tó lo que puedan.

– Si es que una cosa es lo que dicen donde no gobiernan y otra lo que hacen cuando gobiernan, no hay más que mirá pa Madrid. Pero bueno, lo de la dependencia … bien, ¿no?

– ¡Tampoco! Ahí no coló lo de la gente del Sí Se Puede que querían que a los dependientes los atienda el Servicio de Salud de la Junta y recogiera a las trabajadoras; ahí sí que se les vio el plumero. No vaya a sé que Andalucía se convierta en una república también. Yo creo que en la otra se equivocaron.

– ¡Hombre, esa es su línea! Ahora tú quiere que tó sea servicio público. Pero ellos siempre han defendío que las empresas lo hacen mejó. Pero la verdá es que la muchacha que atiende a mi suegra está explotaita. Un montón de horas y una mierda de sueldo. Eso por no acordarme del tiempo que tardó en recibí la atención.

– Entonse no será tan bueno que lo lleve una empresa, que lo que quiere es ganar la pasta gansa y si es un derecho para todo el que lo necesite, la Junta está obligada a prestarlo. Vamos, digo yo. Lo que pasa es que la Junta se parece mucho al PP.

– No me diga eso, hombre…

– Tú me dirás. En las guarderías, que son concertadas la mayoría porque la Junta no han hecho ni una nueva, ha cambiado las puntuaciones para las ayudas y hay un montón de familias que no pueden llevar a sus niños. Y para el servicio a domicilio, que es todo privado y lo pagan los ayuntamientos, dice que ya si eso que le pasen la factura que ya se lo devolverán. Por no decir las miles de personas esperando la ayuda de dependencia con todos los papeles arreglaos hace tiempo. Eso es como decir “si te he visto, no me acuerdo”.

– Po va a llevá razón, el PSOE cada vez se parece más al PP y el PP al PSOE. O los capullos son cada vez más gaviotas, o las gaviotas llevan capullos en el pico.

– Pa colmo, los del PSOE dicen en el Pleno que no es urgente que los niños de El Palmar tengan los maestros que necesitan y pasan de discutirlo en el Pleno.

– ¡Ozú, cómo está el patio! ¿Y lo demás?

– Bueno, los de Ciudadanos que pongan wifi por tó el pueblo, pero que lo pague Europa.

– Eso, eso, internet de gorra.

– También propusieron decirle a la Diputación que no les cobre los impuestos a los que no puedan pagá, pero pa mí que eso… ¡Si yo no los he visto haciendo ná pa que no desahucien a una familia que no tiene ni pa comé! Estos son otros que se ponen medallitas de izquierda, pero después…

– ¡Cómo una peseta de goma! Que decía mi abuela.

– Y los de Izquierda Unida, querían que el Ayuntamiento se uniera a las manifestaciones para defender las pensiones, y estos no salen ni a la puerta de la calle como no se los mande Susanita; otra pa que se pongan de acuerdo desde la guardia civil hasta los servicios sociales del Ayuntamiento pa proteger a los niños de los malos tratos. Ah, y que arreglen la barriada de El Palmar.

– No creo que lo cumplan, pero bueno es decírselo.

– Igual que lo que dijeron los Sí se Puede de arreglar el Asilo viejo para convertirlo en albergue social y dá comida y techo a los necesitados. Pero, en fin, hay que intentarlo.

– Totá, que estuviste entretenío, compare.

– ¡Anda, hombre!, si lo sé no entro. Tómate otro, que lo pago yo.

 

Manuel Comesaña Romero, 6 de noviembre de 2017